Las mujeres que controlan los mal parqueados

Las llaman ‘El fuete’, ‘Las mujeres de hierro’, incluso ‘Las Amazonas’. Son nueve y no les tiembla el pulso para escribir comparendos o mover de su sitio a los mal parqueados de los alrededores del parque de la 93 y de la zona rosa.

Según las cifras de la Policía de Tránsito, desde que comenzaron a operar en septiembre y hasta febrero, ellas han puesto 2.926 comparendos.

Cuatro de ellas trabajan en la 93 y el otro grupo en la 82, aunque por estos días la mitad del grupo está en la Avenida el Dorado.

La intendente jefe Rocío Soto junto con la subintendente Cristina Castellanos Robles, dirigen, por aparte, a sus compañeras desde el mediodía hasta las ocho de la noche en los dos sectores para ‘azotar’ a quienes vayan hablando por celular mientras conducen, a los que van en contravía o a quienes estén mal parqueados, entre otros.

“Todas somos unos robles. No se nos arruga nada”, dice Soto cuando se le pregunta si su compañera le hace honor a su segundo apellido.

A su paso por las calles de la 93B o 93 con sus trajes verdes fluorescentes y botas negras –frente a parqueaderos y locales de comidas famosos por recibir actores de televisión o políticos–, algunos conductores de carros mal estacionados prefieren moverse para evitar un parte.

Pero si no se han percatado de la presencia de ‘las Amazonas’ y permanecen con las luces de parqueo encendidas, ellas soplan el pito para pedirle al chofer que se mueva. Y si no hay nadie en el automóvil, la grúa que las acompaña –esta sí, conducida por hombres– se lleva el carro o la moto para los patios.

“Algunos nos amenazan con que nos van a hacer echar”, explica Mónica Caicedo, una de las patrulleras, a lo que agrega: “Nos dicen groserías, tal vez porque creen que así no les vamos a hacer el comparendo”.

Otros les coquetean. “A veces me dicen ‘si lo va a escribir (hacer el parte) no lo haga seria’, pero si se los ‘escribo’ me dice que soy fea. Así son”.

Foto de Milton Díaz (Casa Editorial El Tiempo)

Foto de Milton Díaz (Casa Editorial El Tiempo)

Por qué ellas y no ellos

“La estadística indica que los conductores agreden mucho menos a la mujer tanto física como verbalmente”, asegura el comandante de la Policía de Tránsito de Bogotá, el coronel Francisco
Peláez, sobre la naturaleza del grupo.

La subintendente Castellanos afirma que a ellas nunca las han golpeado, pero comenta que sí se han encontrado con hombres que se transforman en ‘patanes’ con la sanción.

El lunes pasado por ejemplo, el fotógrafo de EL TIEMPO ZONA fue escupido por un hombre que dejó tirada una moto en un andén. El dueño de la moto de placas COU83, lo insultó con ‘madrazos’ y casi se van a los golpes. “Yo dejo que me digan lo que quieran”, relata Marcela López, otra patrullera. “Hay que contar hasta diez y respirar si comienzan a decir groserías. Al fin y al cabo son ellos quienes tienen que pagar”, añade Castellanos.

Excusas para cada mes

‘Fueron solo dos minuticos’ es la súplica más escuchada por el grupo.

Sin embargo, ellas no dan tregua: “si las personas dejan el carro al frente de estos restaurantes tan caros, no puede ser que no vayan a tener cómo pagar el parqueadero”, anota la patrullera Caicedo.

De hecho, ellas han detectado argumentos de los mal estacionados para cada mes. En diciembre son las compras de Navidad, en enero y febrero las de útiles escolares, en marzo los regalos del día de la mujer y en mayo, los obsequios para el mes de la madre, etcétera. “No hayan qué inventarse”, manifiesta Castellanos.

En un día, los dos grupos pueden reportar 100 ó 120 comparendos, de acuerdo al coronel Peláez. Él aclara que el objetivo del grupo va más allá de una simple sanción: “la idea es que los conductores sean conscientes de que deben cumplir con la norma. Hace falta más cultura ciudadana en las calles”.

Foto Milton Díaz (Casa Editorial El Tiempo)

Foto Milton Díaz (Casa Editorial El Tiempo)

Campaña de ‘Mal parqueados’ sigue vigente

Mientras estas mujeres son un apoyo para la Policía de Tránsito desde septiembre, antes –hace un año y seis meses–, la alcaldía local dio inicio a una cruzada pedagógica semanal para enseñar a respetar las señales de no parquear, especialmente en la zona G, la zona T y la 93. La campaña tiene tres etapas:
en la primera se entregan volantes informativos, en la segunda se hace un comparendo pedagógico y en
la tercera se realizan operativos con grúa.

Adicionalmente se envían cartas a las entidades o personas que rompieron la norma para que reconozcan que su conducta no es apropiada. Se ha encontrado que los escoltas son quienes más infringen la norma. La alcaldesa de Chapinero Blanca Durán reconoce que  una de las fallas de la campaña ha sido “no poder tener presencia constante, pues no se logra la pedagogía necesaria ni el aprendizaje requerido para que se dé un cambio cultural”.

Los sectores en donde se acoge la iniciativa se eligen según el número de quejas de la comunidad. Recuerde que las bahías con señal de ‘No parquear’ aún no han sido habilitadas.

Nota publicada en febrero de 2010 en El Tiempo Zona.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s